LA ANTESALA DEL JUICIO

ACTUALIZACIÓN DE LA CAUSA

Según declaraciones del abogado Pablo Llonto, la causa está por elevarse a juicio oral; es decir, recién en unas semanas o meses, lo tendrá un Tribunal Oral y allí se fijará la fecha que podría ser durante el segundo semestre de 2016 o principios de 2017.

A pesar de que varios represores fueron reconocidos por los sobrevivientes (ver entrada), sólo hay tres imputados: Omar Domingo Rubens Graffigna (Brigadier General – RE) y los hermanos Enrique Julio (empleado) y Jorge Luis Monteverde (analista de sistemas y experto naturalista).
Graffigna tuvo un rol muy importante durante la última dictadura cívico-militar. En el expediente “Monteverde, Enrique Julio y otros s/privación ilegal de la libertad agravada,…”, dice: “Graffigna, en su calidad de Jefe a cargo del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea, tuvo un rol central en la cadena de mandos a través de la cual se trasmitieron las órdenes que culminaron en la comisión de los hechos por los cuales se le recibiera declaración indagatoria.
Por su parte, sobre Jorge Luis Monteverde el expediente asegura que “prestó funciones en el centro clandestino de detención y tortura conocido como “Virrey Cevallos”, lugar en que operó bajo el apodo de ‘Sota’ o ‘El Sota’, desempeñándose como guardia a cargo de la custodia de las personas que cumplieron cautiverio en el lugar, y haciéndolo entre 17 de mayo de 1977 al 26 de marzo de 1978.

Hasta el momento, los únicos querellantes en la causa son Miriam Lewin y Osvaldo López, representados por el abogado Pablo Llonto. También  participará del juicio la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

Omar Domingo Rubens Graffigna, durante el Juicio a las Juntas.

Omar Domingo Rubens Graffigna, en 1985, durante el Juicio a las Juntas.

Uno de los hermanos Monteverde

Uno de los hermanos Monteverde.

“Recuperación de la Memoria” y conclusiones

Recuperación de la MEMORIA

Esther cuenta en su relato lo difícil e incansable que fue la expropiación de la Casa: “Conversamos con cada uno de los diputados que nos recibieron, y a todos les acercamos sucesivas notas con el estado de situación y problemas a resolver”.

Luego de visitar varias veces el juzgado, tras distintos intentos fallidos finalmente el 9 de septiembre de 2004 la Legislatura Porteña aprueba por 34 votos a favor, 3 en contra y 1 abstención la expropiación del Ex CCDTyE “Virrey Cevallos”.

A los pocos días Esther fue a Cevallos junto a varios vecinos para comenzar a cambiarle la fachada a aquella casa de pasado tan oscuro. Y con la idea de recuperar la memoria colocaron una bandera que ocupaba todo el frente con un texto que decía: “Ex Centro Clandestino de la Fuerza Aérea. Inmueble sujeto a expropiación por Ley aprobada el 9-9-2004”.

 

420966_3546462786343_1600635811_n

 

Así es como el 10 de abril del 2007, el “Instituto Espacio para la Memoria” (IEM) recibe del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires la tenencia del inmueble. Es a partir de ese entonces que el IEM junto a vecinos del barrio emprenden la restauración edilicia de este sitio, para llevar adelante un proyecto de recuperación de la memoria histórica.

 

Conclusiones

Uno de los principales objetivos que guiaron este trabajo fue identificar a los titulares de la Casa, quienes no podían desconocer las acciones que se perpetraron en el lugar. Quienes tenían la propiedad de Cevallos 630 y Franklin 943 – las cuales funcionaron como CCDTyE- no pueden estar exentos de responsabilidad.

Asimismo intentamos esbozar una reconstrucción de las personas identificadas como partícipes en el funcionamiento cotidiano del ex CCDTyE. Aquellos que realizaron secuestros, detenciones, torturas y desapariciones de personas.

En otra medida, la pretensión de sistematización de los testimonios de los sobrevivientes, así como también los aportes de los familiares y vecinos del barrio, fue otro de los objetivos de la investigación. La reconstrucción de la historia, a través de la palabra en primera persona, fue fundamental para situarnos en el contexto socio político de los años 70.

En líneas generales, intentamos que este informe sea un aporte para la reconstrucción de la memoria, para mantener viva la lucha de los 30.000 compañeros desaparecidos y cosechar la siembra de justicia y verdad que ellos plantaron. En uno de nuestros dos ejes de investigación hemos focalizado sobre los dueños de la llamada “Casona”, quienes no pudieron tener desconocimiento de lo que en sus dos propiedades se perpetró. En el otro, tuvimos el afán de reconstruir el funcionamiento cotidiano del CCDTyE.

La única realidad posible para avanzar en la sociedad es la continuidad en la concreción de aquellos sueños que aniquilaron las Fuerzas Armadas y sus cómplices civiles, y para que aquella lucha no sea invisibilizada a través de la desaparición que los mismos años y el tiempo  muchas veces producen, habrá, entonces, que levantar las banderas y plantarse donde nuestras ideas, esperanzas y sueños continúen latiendo de generación en generación. Así pues, la sangre que se derramó en aquél tiempo, seguirá recorriendo nuestras venas y no habrá sido en vano. Somos nuevos eslabones en la cadena de compromiso, amor, solidaridad y lucha que los compañeros, siempre vivos,  han tenido, y tienen a través de nuestras vidas.

Sobrevivientes del horror: Miriam Lewin

MIRIAM LEWIN

 

Su militancia

En 1970, comenzó a estudiar en el Colegio Nacional Buenos Aires. Al principio sus intereses pasaban por la literatura, pero, al cumplir 14 años de edad, sus inquietudes se volcaron a la militancia dentro del anarquismo. Allí conoció a Norma Matsuyama, también estudiante del Buenos Aires, una chica un año menor, quien provenía de una familia humilde de origen japonés. Junto a ella, Miriam, pasó a militar en el peronismo. Hoy, recuerda las palabras de un compañero que la motivaron a hacer el cambio: “Todo muy bien el anarquismo como utopía, pero si vos querés transformar la realidad en Argentina tenés que ser del peronismo”.

Así es como ambas decidieron “proletarizarse”. Para ello, ingresaron, en calidad de obreras, a una fábrica de lamparitas en Villa Lugano. Allí vieron una tremenda explotación de la clase trabajadora. Luego de unas semanas lograron sindicalizar a todo el personal. Miriam estaba contenta, pero tenía problemas en su casa: sus padres estaban muy enojados porque pretendían tener “una hija universitaria”. Lo que ocurría en realidad era que su hija se estaba “volviendo obrera”. Es así como el padre de Miriam, haciendo uso de su potestad, presentó la renuncia de su hija. Y después de eso, la obligó a anotarse en una carrera.

Miriam eligió inscribirse en la escuela de periodismo del Instituto Grafotécnico. Allí conoció a quien sería su novio, Juan Eduardo Estévez, un compañero de estudios que también militaba en la JTP (“Juventud Trabajadora Peronista”). Además, optó por anotarse en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, para cursar la carrera de Economía. Por la influencia de su novio, trabajador de prensa, y por el contacto con la agrupación universitaria que había en Económicas, Miriam decidió encarar de lleno la militancia peronista.

Sin embargo, ya corría el año 1975 y la pareja comenzaba a notar una intensa escalada represiva. Los atentados de la Triple A (“Alianza Anticomunista Argentina”) comenzaron a aterrorizarlos. Miriam volvía a tener discusiones con su padre debido a que éste le recomendaba no correr tantos riesgos. Así pues, ella comenzó a pasar menos tiempo dentro su casa.

El 24 de Marzo de 1976 se produjo el Golpe Cívico Militar y  la represión se multiplicó. La joven pareja Lewin-Estévez percibía como los militares “levantan” a sus amigos. Para no ser capturados, comenzaron a escapar de sus lugares de residencia habitual. Como así también, de los sitios que solían frecuentar. Por ende, Miriam dejó de asistir a la facultad.

Paralelamente a todo esto, se encontró con Patricia Palazuelos, hija de Néstor Palazuelos, Brigadier de Fuerza Aérea Argentina, una ex compañera del Nacional Buenos Aires. En 1976, Patricia era militante de Montoneros junto a su compañero con Eduardo Giorello, el mejor amigo de Juan Eduardo Estévez. Los compañeros de militancia de Miriam le avisaron que Patricia había participado de un operativo importante: la colocación de un explosivo en el Edificio Cóndor. Acto seguido, Miriam debió abandonar definitivamente su hogar ya que, con certeza, los militares irían por ella mientras buscaban a Patricia.

Eso es exactamente lo que ocurrió ya que en una de las llamadas que Miriam habitualmente hacía desde la clandestinidad hacia su casa, su mamá le dijo: “Acá hay unos señores que te quieren hacer unas preguntas y después te van a dejar ir”. Miriam, por supuesto, cortó inmediatamente el teléfono. Ella, por aquellos años, vivía en una pensión pobrísima en Ciudadela junto a una compañera militante.

Buscando a Lewin y a Palazuelos, los militares llegaron a Norma Matsuyama. La asesinaron, luego de un tiroteo en su casa de la calle Nueva York 2825 junto a su pareja Eduardo “Tito” Testa y a una adolescente uruguaya de 16 años de edad embarazada de nombre Adriana Gatti.

Lewin huyó de la pensión y recayó en Villa Madero, partido de La Matanza. Allí habitó una casa muy precaria junto a Estévez. Sólo viviría 17 días en ese lugar. Paralelamente entró a trabajar (obviamente “en negro”) en una fábrica de muebles de Lomas del Mirador. Una vez, mientras llamaba desde un teléfono público a la casa de sus padres, notó la presencia de un hombre que la venía siguiendo. Miriam, para evitarlo, subió a un colectivo. Pero el hombre se subió detrás de ella. Instantes después, en la concurrida parada de la Avenida Crovara, Miriam se tiró del colectivo antes de que la puerta cerrara. Y el “perseguidor”, se arrojó tras ella. Una vez en la vereda, el hombre (que ya tenía tres acompañantes más) le gritó: “¡Policía!” y la tackleó. Ella intentó meterse en la boca una pastilla de cianuro para no ser capturada viva pero se la sacaron antes de que la pudiera tragar. Segundos después, la metieron en un vehículo Ford Falcon color bordó.

 

El secuestro  

Era el día 17 de mayo de 1977. Miriam se encontraba en un auto siendo secuestrada, mientras le dijeron: “¡Qué suerte que te tenemos! Sos una hija de puta, por culpa tuya hace mucho que no tenemos días de franco”. La llevaron a una comisaría (aparentemente la 44º, ubicada sobre Av. Rivadavia) y allí la picanearon, amenazaron con violarla, le aplicaron el submarino seco y le dispararon en la sien con un arma descargada, jugando a la ruleta rusa. Le preguntaron por Patricia Palazuelos. Le repetían incesantemente: “¿Dónde está?”. Miriam realmente no sabía donde podía estar Patricia. Pero, más tarde, les dio una dirección falsa para poder ganar tiempo ya que no aguantaba más la picana eléctrica. Segundos después la subieron nuevamente al auto y la llevaron a “marcar” la casa.

Miriam los llevó a una zona cercana a las calles Nazca y Álvarez Jonte. Les dijo: “Una vez yo vine a una casa de un amigo del Tano acá y creo que Patricia puede estar en este momento acá”. Los militares no encontraron nada, entonces decidieron trasladarla a la casona de Virrey Cevallos 628/630/632. Allí comenzaría una estadía de varios meses.

Lo primero que hicieron los represores es meterla en una de las celdas que Cevallos tenía en el primer piso. Allí la dejaron junto a un guardia que después de un tiempo comenzaría a hablarle. A ese guardia lo llamaban el “Sota”. Luego vinieron varios más y le levantaron a Miriam el antifaz para que pueda ver. Allí notó que los represores eran jóvenes y que no eran diferentes visualmente a los militantes. “Si nos queremos infiltrar, nos tenemos que parecer a ustedes”, reían jocosamente.

Los días siguientes Miriam habló frecuentemente con el “Sota”. Él le leía la Biblia. Ella le preguntaba por qué si cree en Dios sostiene que torturar está bien. El “Sota” decía que a la violencia la empezaban los militantes. La relación que tuvieron los dos durante el cautiverio en Cevallos fue buena, pero en un momento, luego de la fuga de Osvaldo López, el “Sota” acusó a Lewin ante sus superiores de haberle brindado información al fugado.

Miriam nunca fue torturada en Cevallos y se le permitió efectuar llamadas a su familia (sin decir que estaba secuestrada, sino que seguía en la clandestinidad). Sin embargo, estaba muy angustiada porque no sabía qué harían con ella. Eso hizo que adelgace muchos kilos.

Paralelamente Miriam comenzó a notar algunas cosas del funcionamiento de la casa. Veía que las cajas de la comida que le daban provenían de la pizzería “La Pipa de mi Papá” y de “Cachavacha”. También escuchaba referencias al playón de estacionamiento del Departamento Central de la Policía Federal. Allí estacionaban los autos los represores cuando no había lugar en el garage de Cevallos. Alguna vez también escuchó un  comentario acerca de una “ferretería de la calle Chile antes de llegar a Santiago del Estero”. Por todos esos datos, Miriam comenzó a inferir que se trataba de una casa situada en la zona de Monserrat. Pero no sabía exactamente dónde estaba.

 

Entre los represores, Lewin vio al “Sota”; a “Quique” (hermano del anterior); al secuestrador (un hombre de pelo castaño, tez blanca y cara de niño); a uno que ella llamaba “el Socialista” (porque él comentaba que su padre era simpatizante de ese Partido); a un quinto al que le decían “Tato” o “Corazón”, de pelo crespo y bigotes a quien vio mucho después salir de una dependencia de la obra social de Ejército en la calle Santiago del Estero.; y también a un sexto que se apodaba “Charola” y se ocupaba de la Guardia. Un séptimo represor era rubio y joven. Otro que también era rubio y tenía un aspecto de alemán y la cara picada de viruela. Y a un noveno, calvo, que tenía acento mendocino y ojos verdes y parecía uno de los jefes, aunque no el máximo. Es el que durante su tortura le descubrió los ojos  y le dijo “Soy el dueño de tu vida y de tu muerte”. El encargado de la comida en la casa era un hombre con acento correntino, moreno, con cabello grueso  oscuro y lacio.

 

102_1036

Vista desde el balcón del 8º piso del edificio lindero a La Casa de “Virrey Cevallos” desde donde puede verse la terraza del ex CCDTyE.

   Miriam pasaba horas hablando con el “Sota” sobre religión. Nadie mas le preguntaba por su militancia pasada. Sospechaba que los represores la mantenían viva para que reconozca a su amiga el día que la localizaran., hasta que un día, en Octubre de 1977, le contaron que Patricia Palazuelos fue abordada en zona Sur en un operativo de las Fuerzas Conjuntas y que después de un enfrentamiento, ya cuando no le quedaban más balas, se encerró en un baño con su novio Giorello y se suicidaron con una granada. Esta era la versión de los represores, que le dijeron que la policía bonaerense había entrado buscando un “chorro”. Poco tiempo después, trasladaron a Miriam a la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

 

El después

Miriam Lewin llegó a la ESMA en Marzo de 1978 y allí confirmó que había estado anteriormente en algún lugar relacionado con la Aeronáutica. Todos le decían “vos sos la chica de Fuerza Aérea”. En la ESMA, además, Lewin notó que Emilio Eduardo Massera estaba organizando su proyecto político y que utilizaba trabajo esclavo del CCDTyE para sostenerlo. Ella fue obligada a sumarse como traductora y compiladora de prensa, primero dentro de la ESMA, luego en el Ministerio de Bienestar Social (por entonces a cargo de la Marina) y finalmente en unas oficinas de la calle Cerrito que Massera había adquirido para su futuro partido. Ya para esta última etapa Lewin vivía en el barrio de Núñez, en un departamento que los represores le obligaban a alquilar. Vivía bajo un sistema de “libertad controlada”: no podía elegir de qué trabajar y dónde residir, pero podía transitar por la calle “libremente”.

 

Un día, embarazada, mientras iba al centro de la ciudad en el subte, se encontró por azar con uno de los represores de Cevallos. El hombre la invitó a tomar un café, el cual ella aceptó (tiempos de ausencia del libre albedrío en el país).  Se trataba del “Sota”, el joven religioso que oficiaba de guardia en la vieja casona. Él le preguntó qué estaba haciendo de su vida. Y ella respondió que está muy abocada a su embarazo y que planeaba una nueva vida fuera del país. Él le sugirió volver a estudiar. Y ella le contestó que tal vez Sociología sería una buena carrera. “Siempre metiéndote en problemas vos”, le espetó el represor riéndose. El Sota le dio a entender que seguía “trabajando” en Cevallos, pero que soñaba con convertirse en Ingeniero Aeronáutico. Le hubiera gustado construir aviones. Se dedicó a ser represor y asesino…

Hoy, Miriam Lewin, es una notable periodista y luchadora incansable en defensa de los Derechos Humanos.

 

miriam

Miriam Lewin

       Próxima entrega: Recuperación de la Memoria – Conclusiones

Sobrevivientes del horror: Vilma Gladys Aoad

VILMA GLADYS AOAD

A Vilma Gladys Aoad la secuestran en el barrio de Mataderos, en la casa de su novio de entonces. La noche anterior la habían ido a buscar a la casa de su madre en José C. Paz -pcia. de Bs. As.- Fuerzas Conjuntas. “Mi hija no está” – les dice su madre a los hombres vestidos de civil – “está en la casa de su novio en Mataderos”, y les brinda la dirección. (…) “Habían copado la manzana de la casa de mi mamá a las 8 de la mañana, se habían apostado en las casas de los alrededores.”

Al día siguiente, a las 17.30hs., su novio y su hermano llegan de trabajar y le dicen a Vilma que hay unos tipos abajo preguntando por ellos. Mientras Vilma escucha atemorizada, el timbre de la puerta rompe el el silencio y esa tensa calma que antecede a horror. Quien baja del departamento del segundo piso es el suegro de Vilma, preguntando “Quién es?”, del otro lado responden a los gritos: “¡Fuerzas Conjuntas, abran la puerta!” , al abrir la puerta ingresan entre 15 y 20 hombres de civil con chalecos antibalas, armas cortas y largas, uno de ellos se acerca a Vilma, la identifica y separan a Jorge (su novio) y al hermano de éste contra la pared. Los dos que dirigen el operativo, uno morocho (“el malo”) y otro de bigotes, alto (“el bueno”), de alrededor de 50 años, mientras que el resto de la patota tendrían aproximadamente entre 20 o 25 años, todos parecían estudiantes universitarios.

Le preguntan a Vilma: “¿Dónde está Osvaldo?” (hacia dos años que se habían separado, habían sido novios durante un período de tiempo). Vilma sabia que a él lo habían secuestardo, porque cuando éste se fugó de “Virrey Cevallos” se dirigió a Jose C. Paz y se encuentra con la madre de Vilma, quien lo encuentra a López “muy desaliñado, muy mal… Hija, ¿por qué no lo llamás o lo vas a ver?”. Pero, Vilma no comprendía por qué motivo habría de ir a ver a Osvaldo si hacía dos años que estaban distanciados…

Vilma le dice a la patota: “Sobre Osvaldo no sé nada, les juro que no sé nada…”.

Aoad no militaba, sólo había distribuido, hasta 1975, publicaciones del PRT (“Partido Revolucionario de los Trabajadores”) en su lugar de trabajo, donde compañeros militaban allí en ese Partido. Un amigo de ella: Osvaldo Rosón (militante del PRT) quien ya estaba en la clandestinidad perseguido por las Tres A, era, a su vez, amigo de Osvaldo López, quienes tenían como amiga en común a Vilma.

(…) “También me preguntaban el grado militar de Osvaldo López, porque él era militar, y yo decía: “Cabo” (en realidad era cabo 1ero, cosa que me enteré en la cárcel de Devoto en 1978)”. López era cabo 1ero de la Fuerza Aérea, de la Base Aérea Militar Mariano Moreno de José C. Paz.

“Yo sabia que a Osvaldo Rosón lo habían matado y que lo habían tirado de los “vuelos de la muerte””.

Finalmente meten a Vilma en un auto y al novio y a su hermano en otro vehículo. Cuando llegan a la esquina, la encapuchan y la tiran al piso del automóvil. Hacen un tramo sobre empedrado. Directamente la llevan al CCDTyE “Virrey Cevallos”. La dejan alojada en la Planta Baja abajo en Cevallos, la sientan en un sillón al lado de un escritorio con una máquina de escribir. A las pocas horas traen al cuñado y a su hermano, a quienes liberan en ese momento. A ella la dejan toda la noche en el sillón esposada en manos y tobillos. A la mañana siguiente la introducen en un vehículo, y escucha una voz potente, como de ultratumba que le dice a otro: “a ésta preparala para la parrilla porque sabe más de lo que dice”. Esto ocurrió el 26 de Julio de 1977.

(…) “El 28 de Julio no me dan de comer ni de beber nada, tirada en un sillón de la Planta Baja y me sacan a empujones, llevándome a otro lugar con 4 radios en distintas emisoras con un volúmen muy fuerte y uno de los tipos me grita: “¡Sacate toda la ropa y sentáte enel piso!”, en ese momento siento los flejes de bronce del eslástico de una cama, me atan los pies y las manos a las puntas con cables, ahí siento la primer descarga eléctrica y me ponen una almohada en la boca para que no se escuchen mis gritos; con lo cual además de la electricidad me ahogaban. Me preguntaban siempre sobre López y yo nunca les dije nada… me dieron dos descargas fuertes más y me quedaron los flejes marcados en la espalda un buen tiempo. Luego, me llevan a una sala, sentándome hacia una pared, ya sin la venda… no podía ver nada, estaba prácticamente ciega por la electricidad de minutos atrás. Los tipos me decían: “Si vos te sentís mal te llamamos a un medico”. Pero yo no veía nada y tenía mucha sed, me decían: “Ya te vas a sentir mejor” –  “¡Pero tengo sed!” –  “Lo que sentñis es por la picana, con las descargas el cuerpo libera glucosa y por eso tenés sed, pero si te damos agua reventás como un sapo”.

Al día siguiente, un hombre de unos 60 años, le dice a Vilma: “Vos te vas a ir de acá, te vas a olvidar de todo lo que viste y oíste, vas a seguir tu vida normal, es más… acá no pasó nada”. La sacan vendada en el asiento trasero de un automóvil a las 22hs. y la dejan en San Miguel.

El 3 de Agosto de ese mismo año vuelven a secuestrarla, esta vez en la casa de su madre:  “’Nos vas a acompañar unas horas’”, me dijeron. Eran los mismos tipos del primer secuestro. “Nos vas a contar lo que pasó en estos días”. Me llevan de nuevo a Virrey Cevallos. Allí me dicen que escriba lo que yo les había contado, como lo conocía a Osvaldo López, etc., en un momento nombraron a una tal LILIANA (secuestrada supuestamente en el mismo ex Centro de Detención), estuve solamente unas horas, cuando me vuelven a vendar para meterme en el piso de otro vehículo y me llevarme hasta  San Miguel, me obligan a subirme a un colectivo y me dicen que me vuelva a mi casa”.

El último secuestro lo sufrió el 5 de Agosto, dos días después del anterior, pero en esta ocasión lo hacen con otra “actitud”, no eran las mismas personas, quienes le dicen: “Nosotros queremos ayudarte, venimos a que nos acompañes, nosotros venimos acá como amigos tuyos; si tenés algún problema nos decís y te vamos a ayudar. Ponete un abrigo y acompañanos, porque sino… te llevamos a la fuerza”. Mientras le dicen a su madre que la vana  trasladar a la Comisaría 46º del barrio de Retiro.

(…) “Me llevaron a cara descubierta, saludaron y entramos, en una oficina que decía: “PROHOGAR”. Allí me pusieron frente a un escritorio, un tipo se quedó al lado mío y al día siguiente llegó un Juez Militar. Le cuento lo que decía siempre sobre Osvaldo López y Rosón, y me responde: “Mire, Ud no puede poner esa declaración”. Entonces, el Juez escribe que Rosón me amenaza de muerte para que yo le presente a López, cosa absolutamente falaz, y así quedó mi declaración. Un día después, el 7 de Agosto, aparecen autoridades de la comisaria y en un cambio de guardia, el comisario se manda y me pide mi nombre y apellido, y los milicos lo increpan gritándole: “¡Vos no podés estar acá, tenés que salir!” Mientras lo sacan a empujones el comisario les grita: “¡Yo no quiero problemas, yo la quiero acá legal, sino se van todos!”.

(…) “Me sacan de la comisaria y vuelven a llevarme a Virrey Cevallos donde me tienen secuestrada hasta el 15 de Agosto, cuando, finalmente me llevan a la cárcel de Devoto, donde estuve hasta 1980, pero recién me reconocen como detenida legal a partir del 17/8/77. Recién reconozco el ex CCDTyE de Virrey Cevallos en 2009”.

 

El reconocimiento de Virrey Cevallos

“Mi mamá vio a Osvaldo López con Miriam Lewin en 2004 en tv cuando estaban por vender La Casa. Ahí le dije a mi mama que ese era el lugar, seguramente donde yo, había estado. En 2009 empiezo a estudiar abogacía, y me ubica por Facebook  Leonardo Surraco, un sociólogo que trabaja en el IEM. Me dice que me ubicaban por Osvaldo López, y me comentan que están buscando a sobrevivientes de Virrey Cevallos”.

(…) “Cuando entré por primera vez empecé a hablar como un loro, no paraba de hablar, muchas cosas estaban igual, por ejemplo el portón”.

Vilma no recuerda el nombre de ningún represor, pero asegura que en Cevallos había un funcionamiento donde había un registro. “Ellos –los militares- tenían registro de todo lo que hacían dentro”. También asegura que nunca vió ni escuchó a otros detenidos en ese ex CCDTyE. Sólo recuerda el nombre del Juez Militar quien le tomó declaración en la Comisaria 46º del barrio de Retiro, se apellida: Rossi.

En la cárcel de Devoto le “dibujan” una causa, y permanece detenida hasta 1980.

398214_10200277119716737_1208154122_n

Vilma Aoad

Próxima entrega:  Miriam Lewin

Sobrevivientes del horror: Osvaldo López

OSVALDO LÓPEZ

Osvaldo López militaba en el PRT (“Partido Revolucionario de los Trabajadores”) y era cabo 1ero. de la Fuerza Aérea Argentina.  Para 1977, vivía en la localidad de San Miguel, en el Gran Buenos Aires.

Recuerda que, al momento de su secuestro, el 15 de julio de 1977, se encontraba dentro de su auto frente a la plaza de San Miguel. Esperaba a su pareja. Cuando ella llegó e ingresaban al auto “le caen”. Los encapuchan y los cambian a otro vehículo para luego trasladarlos a algún lugar por la zona de Morón. Si bien no puede establecer el lugar exacto, cree que no fue “Mansión Seré” (otro centro de detención ubicado en los límites entre Morón e Ituzaingó), aunque posiblemente haya sido la sede de la RIBA (Regional de Inteligencia de Buenos Aires). Allí, los separan y son torturados.

Por la madrugada, ella es liberada, mientras a él lo llevan al Centro Clandestino “Virrey Cevallos”, donde permanece una semana en cautiverio.

A Osvaldo lo secuestran acusándolo por un atentado con explosivos que se había producido en la 8va. Brigada y de sus secuestradores sólo pudo reconocer al apodado “Coronel”, el mismo que nombra José Oscar Osuna y, al igual que en aquél caso, éste era quién dirigía el operativo.

Permanece una semana en La Casa hasta que logra fugarse saltando una de las paredes por el pulmón de manzana. Minutos antes de su fuga intentó liberar a una muchacha que estaba en una celda frente a la suya. Pese a los intentos desesperados no logra romper las cadenas de la puerta y emprende la huida al escuchar ruidos de la guardia nocturna. Tendrán que pasar más de 20 años para que se entere que aquella muchacha sobrevivió y que su nombre es: Miriam Lewin.

DSC05705

Techo y pulmón del ex CCDTyE por donde trepó Osvaldo López para fugarse del horror.

 

Así, emprende la fuga, saltando hacia la calle México por sobre el techo de un taller mecánico. Desde allí corre en dirección a la Av. 9 de Julio y regresa a su domicilio en la localidad de San Miguel. Al llegar, su padre le aconseja que se presente ante la Justicia. De este modo, Osvaldo acude a presentarse y, sorpresivamente, el juez actúa con las garantías pertinentes. Se convierte en un preso legalizado por el PEN (Poder Ejecutivo Nacional) en la cárcel de Devoto. La condena del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, con fecha 23 de noviembre de 1978, es de 24 años de prisión y penas accesorias de inhabilitación absoluta y degradación. Pese a la vuelta de la democracia en 1983, permanecerá casi 10 años preso, para ser liberado finalmente en noviembre de 1987.

Una vez en libertad comienza a militar en Organismos de Derechos Humanos.  Hoy en día coordina el ex CCDTyE “Virrey Cevallos” y continúa fomentando la búsqueda de Justicia, Verdad y Memoria.

 

13_cw

Osvaldo López

          Próxima entrega: Vilma Gladys Aoad